La empresa aseguradora

Es la persona jurídica que, constituida con arreglo a lo dispuesto por la legislación correspondiente, se dedica a asumir riesgos ajenos, cumpliendo lo que a este efecto establece aquella legislación, mediante la percepción de un cierto precio llamado prima”. En resumen, es una entidad que asume los riesgos de su cliente a cambio del pago de una prima. En nuestro caso, Ades LasRosas

Para poder ejercer de aseguradora, esta debe cumplir una serie de requisitos:

  • Debe tratarse de una persona jurídica. Es decir, por imperativo legal, una persona individual no puede ejercer de asegurador. Además, tiene que revestir alguna de las formas que la ley considera válidas para poder ejercer de aseguradora:
    • Sociedad Anónima (SA)
    • Sociedad Mutua a prima fija.
    • Mutuales de previsión social.
    • Sociedad Cooperativa.
  • La Administración Pública tiene que aprobar a la entidad para que pueda actuar como aseguradora. De este modo, la aseguradora se tiene que dedicar de forma exclusiva a la práctica del seguro o el reaseguro.

Tiene que atenerse también a las normas de la legislación de seguros, además de que tienen que someterse a inspecciones y control de los Poderes públicos

El tomador

Es la persona física o jurídica que contrata y suscribe la póliza de seguro, por cuenta propia o de un tercero y asume las obligaciones que se establecen en la Ley de Contrato de Seguro. Es decir, el tomador es la persona que contrata un seguro, tanto por cuenta propia como por cuenta ajena. 

 

El asegurado

Se trata del titular del área de interés que la cobertura del seguro concierne y del derecho a la indemnización que en su día se satisfaga y que, en ciertos casos, puede trasladarse al beneficiario.

En otras palabras, es la persona sobre quien recae la obertura del seguro, el destinatario final del seguro y a quien más directamente va afectar el hecho que desencadenará la acción que llevará a cabo la aseguradora.

 

El beneficiario

Finalmente, es beneficiario todo aquel que tiene derecho a recibir una prestación del asegurador. Es decir, sin necesidad de ser asegurado va a poder beneficiarse de las prestaciones que el seguro le presta. El beneficiario puede coincidir con el asegurado o no; Por ejemplo, en el caso del seguro de decesos, es precisamente cuando el asegurado no está cuando el seguro empezará a surtir sus efectos.

Comments(0)

Leave a Comment

TE LLAMAMOS GRATIS

Llama GRATIS al
  900 800 692

Te llamamos GRATIS

Te llamamos sin compromiso